Un día de gratitud, celebración y unión

El pasado sábado 14 de octubre, un cálido y agradecido grupo de personas se reunió en la vivienda tutelada de Vilafarell, la casa donde nació la Madre Francisca. En medio de abrazos y palabras emocionales, se expresó la profunda gratitud de la Fundación MAIDES hacia las Franciscanas por prestar esta casa que ha sido un faro de inspiración para peregrinos y visitantes. Las Hermanas compartieron historias y recuerdos sobre la vida de la Hermana Francisca, recordando su inquebrantable compromiso con la justicia y su amor incondicional por los más necesitados.

Los representantes de la Fundación MAIDES se unieron a las Franciscanas para expresar su sincero agradecimiento por la oportunidad de utilizar este espacio sagrado, así cómo para celebrar el fin del año de jubileo por la Venerable Madre Francisca y este significativo paso en el camino hacia la santidad.